top of page

¿Qué es la retribución variable?

La retribución variable es el sistema mediante el cual una empresa establece una serie de premios monetarios, independientes al sueldo de sus empleados, de acuerdo con las tareas y el desempeño que cada profesional tiene dentro del funcionamiento de la organización.

El salario variable suele tratarse a través de una aportación económica que fluctúa de acuerdo con un criterio de rendimiento y evaluación establecido con anterioridad.

El valor del salario variable dentro de la organización no solo impacta dentro de las finanzas de la compañía, sino que también influye en el clima laboral y el sentido de pertenencia que los empleados desarrollan con la organización.

Un balance adecuado entre el salario variable, capacidades y rendimiento hace que la persona se sienta satisfecha y valorada por su trabajo. Esto fomenta valores como el compromiso, la productividad y la responsabilidad, aspectos que potencian tanto la labor del individuo como su aportación al resto del equipo de trabajo.

Para establecer un sistema de retribución variable adecuado es importante identificar cuáles son las áreas clave de la compañía, fijar objetivos, parámetros de medición y un sistema de cálculos. A estos aspectos se suma la necesidad de establecer un presupuesto, acordar la periodicidad de los pagos del salario variable, así como proporcionar un adecuado sistema de comunicación y seguimiento.






¿Cómo aplicar la retribución variable?

La retribución salarial variable es un recurso motivacional que puede impulsarse desde distintos enfoques. Parte desde los objetivos que se planteen con base en los requerimientos del puesto. Definir qué se desea alcanzar y poner metas a partir de las habilidades del grupo de trabajo o del empleado es clave para su adecuada ejecución.

Para desarrollarla, además del factor anterior, hay que tener en cuenta los siguientes aspectos.

  • Relación calidad-cantidad. Delimitar funciones, estimar cuánto puede crecer un grupo o un empleado, es importante al momento de establecer beneficios varios a través de la retribución salarial. Ser consciente de los límites y las potenciales para motivar el crecimiento sin que esto implique la atribución de responsabilidades que no corresponden.

  • Gestión de habilidades. Ser consciente de cuáles son las capacidades del personal permitirá establecer objetivos reales, realizables, y que a su vez signifiquen un salto profesional para los empleados que se ve recompensado a través de la retribución salarial variable.

  • Definir qué áreas son las más apropiadas para aplicar el salario variable. Este aspecto no solo puede evitar inconvenientes financieros, sino que pone foco en las áreas o puestos que la empresa considera esenciales dentro de su organigrama. Por eso es importante establecer un criterio correcto en relación con la retribución salarial.

Sistemas de retribución variable

Encontramos diferentes maneras de implementar un sistema de retribución variable. Estos son algunos ejemplos.

  • Bonus discrecional: reconocimiento que se hace sin que medien previamente las condiciones o acuerdos.

  • Bonus por objetivos: se define de acuerdo con una serie de metas que deben ser alcanzadas por la persona o el grupo de trabajo.

  • Comisiones: el personal suele ser reconocido a través de un porcentaje de las ventas que realizó, especialmente en el área comercial de las empresas.

  • Beneficios. Se le ofrecen a los empleados una serie de opciones que puede disfrutar durante un tiempo específico a modo de reconocimiento por alcanzar diversos objetivos.

La retribución variable suele ser pagada a final de mes. Sin embargo, puede que esto se acuerde de otra manera entre las partes. Lo importante es que funcione como un factor motivador individual y empresarial para alcanzar metas particulares y grupales.


Comentarios


Entradas destacadas

Entradas recientes

Archivo

bottom of page